Ampliando nuestro trabajo en Soyapango

Estándar

Con el objetivo de seguir apoyando a la niñez, nuestro proyecto de Ludotecas NAVES Móviles ha ampliado la cobertura de atención al Complejo Educativo Orlando de Sola, el cual atiende a 1,854 alumnos que viven en zonas de alto riesgo de Soyapango y Ciudad Delgado.

Para este trabajo, contamos siempre con el apoyo de FUSALMO, organización Salesiana que nos brinda un espacio que cumple con los requisitos necesarios para realizar esta labor. En esta primera etapa se está atendiendo a 80 niños y niñas entre los 3 y 6 años, quienes a través del juego se están fortaleciendo en valores, convivencia pacífica y uso positivo de su tiempo libre, lo cual sin duda a estas edades es una siembra que permitirá en el futuro tener mejores hombres y mujeres.

Un componente destacado del proyecto es el involucramiento de 30 madres y padres de familia, quienes participan como voluntarios en el desarrollo de las actividades. A ellos se les capacita en liderazgo, atención de grupos y en el desarrollo de los juegos, dinámicas y enseñanzas que a través del juego se promueven, logrando de esta forma integración familiar.

 

Para la Prof. Daysi Monje, maestra de kinder 4, a pesar de ser las primeras sesiones en las que han participado, ya ven la actividad como gratificante, interactiva y ya es esperada por los niños y niñas. “He visto como las jornadas han contribuido a que los niños mantengan una mejor relación con los adultos, están aprendiendo a ser más independientes, a seguir y cumplir reglas, las cuales ya estoy aplicando en mis clases”.

De esta forma, la variedad de juegos y la combinación entre juguetes y actividad física, están ofreciendo a los infantes un abanico de oportunidades y vivencias que apoyan la estimulación de habilidades en ellos, aspectos que en su casa y muchas veces en la escuela no encuentran, por lo que la Lúdica es un elemento que complementa su desarrollo integral.

Para la señora Mirna Zelada, madre de un niño de 5 años y voluntaria del programa de Ludoteca NAVES Móvil, es una oportunidad el poder establecer una mejor relación con su hijo, ya que desde que participa como voluntaria se ha dado cuenta de la importancia de dedicarle tiempo a jugar con sus hijos, y conocer los beneficios que esto trae en el aprendizaje y comportamiento de los mismos.

Veo una mejor convivencia entre los niños y niñas, ya que trabajan en equipo y no pelean por los juguetes, se nota que cumplen las reglas, y a nosotras nos está brindando un gran aprendizaje sobre cómo comunicarnos mejor nuestros hijos y las demás personas”, opina Mirna. Y es que el voluntariado con la Ludoteca le ha servido para entender a su hijo, y apoyarse mutuamente para superar las dificultades emocionales por las que están pasando a nivel familiar.

El beneficio al final es para toda la comunidad, pues en este esfuerzo se involucran maestros, padres y alumnos de forma integral, con el objetivo que el juego sea el medio para lograr una convivencia pacífica y la prevención de riesgos sociales a los que puedan estar expuestos.

Anuncios

El trabajo con la niñez en riesgo extremo

Estándar

Un niño con ropas sucias y pies descalzos se asoma de repente. Otros niños más, unos más limpios que otros, salen al encuentro de los ludotecarios de la Ludoteca NAVES Móvil, de la Fundación La Niñez Primero (FUNIPRI) que han llegado a las instalaciones del Complejo de Integración Social para la Niñez y Adolescencia (CISNA), a brindar terapias lúdicas a niños y adolescentes.

Los infantes que están en el CISNA se encuentran en estado de riesgo social por diversas razones, a muchos de ellos se les han vulnerado sus derechos como niños por lo que autoridades judiciales los llevan al CISNA para protegerlos. Hay niños que viven en las calles, otros más que son pandilleros o aspiran a integrar una pandilla.

Debido a las duras condiciones que estos niños han experimentado, la terapia de juego que les brinda la Ludoteca Móvil tiene un impacto significativo en ellos. El juego dirigido les permite conocer y practicar valores para mejorar su conducta y relación con los demás. “Es muy notable la diferencia, hay un mayor proceso de socialización que les ayuda a las relaciones con el resto de chicos”, expresó Gloria de la Rosa, directora del CISNA.

Una vez que los niños están reunidos en un espacio donde puedan jugar con facilidad se les hace entrega de juegos de memoria, rompecabezas y piezas de armar. Ellos mismos se van organizando en parejas o en grupos para compartir un rato de diversión con sus compañeros. Los niños que en un principio se mostraban inquietos poco a poco se acoplan a un estado de concentración y tranquilidad al mismo tiempo que se recrean.

Para Flora Mazariego, psicóloga del CISNA, el trabajo de la Ludoteca es muy bueno: “hay una integración entre los niños, se ayudan unos a otros, les ha ayudado a unirse como compañeros”. Asimismo la vivencia de la terapia de juego les sirve a los psicólogos y trabajadores sociales del Complejo para preparar diagnósticos de la conducta de los niños y así saber qué técnicas utilizar para mejorarlas.

Brenda Amaya, ludotecaria de FUNIPRI, mencionó que el trabajo de la Ludoteca también ha influido en el fortalecimiento de la relación entre los niños y los adultos. “El ambiente de confianza que se genera con el juego ayuda a que exista una convivencia pacífica entre el niño y el adulto”. También da lugar a que el cúmulo de sentimientos negativos que manejan los infantes se expresen de forma controlada a través del juego.

Ya sea a través de piezas con las que se arman figuras como cantantes, cocineros, robots o los rompecabezas que muestran un lindo paisaje; el juego que el niño maneja durante la terapia lúdica le ayuda a concentrarse y sentirse entretenido. Le enseña de límites y valores para aprender a compartir y a llevarse bien con los demás, herramientas básicas y esenciales para que pueda alcanzar un buen desarrollo en su vida.

 

 

 

 

Promoción de Campamentos Lúdicos

Estándar

Parecía una mañana común en la que los niños y niñas del Colegio Maya realizarían actividades escolares habituales. Sin embargo, a estas se les sumó la sana diversión que un grupo de ludotecarios de la Fundación La Niñez Primero (FUNIPRI) llevó a las canchas del colegio.

Dinámicas y juegos que potencian el trabajo en equipo, la toma de decisión, el apoyo, la solidaridad y muchos otros valores más llenaron de alegría a los infantes, que se beneficiaron con una muestra del trabajo que FUNIPRI puede realizar a través de los Campamentos Lúdicos que iniciarán el próximo mes de abril.

Y es que los efectos positivos del juego dirigido que incluye actividades que trabajan aspectos emocionales, conductuales y físicos son notables. “Los niños logran conocer a otros de grados diferentes, bailan, se despejan de sus inhibiciones, juegan y se divierten al mismo tiempo” dijo Verónica Guardado, Directora de Primaria y maestra de quinto grado del colegio.

Los mismos niños expresaron su sentir acerca de la jornada. “Estuvo bien bonito, me gustó”, dijo Diego. Su compañera de cuarto grado, Paola, agregó: “me gustó mucho el baile”. La maestra de ambos niños, Cassie de Varela, reconoció las ventajas del juego dirigido: “los niños se divierten, realizan actividades en grupo para que aprendan a trabajar en equipo”.

Estas actividades están dirigidas a niños y jóvenes, por lo que la promoción 2011 del Colegio Maya también participó de los juegos recreativos. El grupo de adolescentes de último año disfrutó de juegos que pusieron a prueba sus destrezas físicas, enfocaron su concentración y realizaron trabajo en pareja, dichas actividades generaron alegría y actitud positiva en los jóvenes.

La jornada matutina fue un éxito total y se espera realizar el primer Campamento en las próximas semanas iniciando con el Colegio Maya, iniciativa que se llevará a otras instituciones educativas.

 

La labor de la Fundación en Ludotecas de los Centros Judiciales

Estándar

Con los ojos vidriosos, hinchados de tanto llorar, llega una adolescente con su hijo en brazos. Apurada y sorprendida mira a su alrededor y no pronuncia palabra alguna mientras es recibida con un cordial saludo de parte de la psicóloga Rocío Aguilar, Coordinadora de la Ludoteca NAVES del Centro Judicial Integrado de Ciudad Delgado .

José* tiene dos años y medio y con cautela se acerca a la ludotecaria que le pregunta qué quiere jugar. El infante observa los estantes que tienen una diversidad de juguetes: camiones, disfraces, muñecas, pelotas y otros más. El niño jugará por más de dos horas mientras su madre realiza una diligencia judicial en la Unidad Integral de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar, Violencia Sexual y Maltrato Infantil.

La Ludoteca de este centro judicial busca, a través de la terapia de juego, la recuperación emocional de los niños y niñas que han sufrido maltrato físico en sus hogares y/o abuso sexual por miembros de su misma familia. A su vez se brinda, de forma paralela, un soporte a la familia por medio de talleres para padres en los que se estudian temáticas que contribuyan a la convivencia familiar y al fortalecimiento del vínculo padres-hijos mediante el juego en sus hogares.

José luce tímido al principio pero se distrae jugando con un autobús. Otro niño que llega minutos más tarde, Luis*, se integra con mayor facilidad al espacio y socializa con José y con la ludotecaria. Pasan de juegos con carritos a otros con muñecas, de cubos para armar torres a animalitos a escala.  Disfrutan del juego, se ríen, se mueven de lado a lado y pasarán varias horas antes de que lleguen sus mamás. Una niña de cuatro años de edad, Lorena*, requerirá de una atención más personalizada al llegar a la Ludoteca.

Hay dos razones específicas por las cuales los niños y niñas llegan a esta Ludoteca. En primera instancia cuando su madre o padre tiene que realizar algún tipo de trámite en la Unidad de Víctimas o en el segundo caso cuando son remitidos por la Fiscalía General de la República por ser víctimas de abuso sexual. La atención que se brinda es dirigida a partir de las características particulares y del perfil que cada uno de los niños presenta.

Si bien muchos de los infantes llegan a la Ludoteca con actitudes impulsivas, agresividad y violencia otros más se muestran retraídos, con altos grados de timidez y ansiedad. “A veces no juegan, se quedan paraditos y ni hablan (…) otros no siguen reglas, no logran concentrarse o no se conectan con una sola actividad”, explica Rocío Aguilar. Es decir, que el abordaje o la terapia a seguir dependerá siempre de la singularidad de cada infante.

La mamá de Luis, el segundo niño en llegar ese día, entra a la Ludoteca pues ya terminó su diligencia en la Unidad de Atención a Víctimas. A la joven madre se le invita a que participe junto a su hijo y convivan mediante el juego, pasarán así media hora más antes de irse a su hogar.

En las tres horas que los niños pasan en la Ludoteca aprenden sobre normas de convivencia, se educan en límites, en el respeto de reglas, trabajan su motricidad fina y disfrutan del juego participativo. Todos estos beneficios se logran mediante el abordaje lúdico que se le brinda a cada uno de ellos.

La terapia de juego que se implementa en la Ludoteca permite a los niños y niñas sobrellevar de una mejor manera su situación, asimismo mejora su calidad de vida y las relaciones con su familia y amigos. El infante recupera su estabilidad emocional y recobra la confianza en los adultos, todo eso gracias a la terapia lúdica con la que logra canalizar de manera positiva sus sentimientos.

 *Se han utilizado nombres ficticios para proteger la integridad de los infantes.

El trabajo de las Ludotecas Móviles

Estándar

Este video es sobre el trabajo que realizan las Ludotecas Móviles en el municipio de Soyapango. En el audiovisual queda plasmado el impacto de la recreación y la terapia lúdica en los niños y niñas beneficiadas gracias a la visión de FUNIPRI: “Aprender jugando”