Nos reunimos con directores en Centros Escolares de la zona oriental

Estándar
Esta semana se inició con las visitas de ludotecas móviles CASSA en escuelas beneficiadas del oriente de El Salvador. El trabajo de Ludotecas móviles tiene como objetivo acercarse a comunidades vulnerables del país para combatir problemas de violencia, a través del juego y aprendizaje que favorezcan al desarrollo físico, psicológico y social con el uso adecuado del tiempo libre.

Uno de los compromisos firmados fue el fortalecimiento de vínculos familiares.
El martes 12 y miércoles 13 se realizó una reunión con los directores de Centros Escolares, con quien se habló de la importancia del impacto que el proyecto de ludotecas ha generado.
Temas como el comportamiento emocional, social y psicológico, así como logros, liderazgo y fortalecimiento de vínculos familiares fueron parte de la carta de compromiso que fue firmada.
Las escuelas que asumen estos compromisos son: Centro Escolar Dr. José Antonio Quiroz, Centro Escolar Cantón Monte Grande, Centro Escolar Hacienda Cantora ubicados en el municipio de San Miguel; Centro Escolar Caserío el Cedral, Centro Escolar Caserío los Ranchos, ambos ubicados en municipio Miraflores; Centro Escolar Profesora Olimpia Campos de Mártir del municipio de Chilanguera y Centro escolar Cantón el Cañal ubicado en Concepción Batres, departamento de Usulután.
Del 18 al 22 de febrero se iniciarán reuniones en el occidente del país y paralelo a esto en ludotecas del centro. Las reuniones tendrán como objetivo la formación y capacitación del personal, por lo que a finales de marzo se dará inicio con las dinámicas para la recreación de los niños y niñas. Las visitas realizadas se hacen en conjunto con el equipo CASSA, quien está a cargo del programa aliados de la comunidad.
Anuncios

Ampliando nuestro trabajo en Soyapango

Estándar

Con el objetivo de seguir apoyando a la niñez, nuestro proyecto de Ludotecas NAVES Móviles ha ampliado la cobertura de atención al Complejo Educativo Orlando de Sola, el cual atiende a 1,854 alumnos que viven en zonas de alto riesgo de Soyapango y Ciudad Delgado.

Para este trabajo, contamos siempre con el apoyo de FUSALMO, organización Salesiana que nos brinda un espacio que cumple con los requisitos necesarios para realizar esta labor. En esta primera etapa se está atendiendo a 80 niños y niñas entre los 3 y 6 años, quienes a través del juego se están fortaleciendo en valores, convivencia pacífica y uso positivo de su tiempo libre, lo cual sin duda a estas edades es una siembra que permitirá en el futuro tener mejores hombres y mujeres.

Un componente destacado del proyecto es el involucramiento de 30 madres y padres de familia, quienes participan como voluntarios en el desarrollo de las actividades. A ellos se les capacita en liderazgo, atención de grupos y en el desarrollo de los juegos, dinámicas y enseñanzas que a través del juego se promueven, logrando de esta forma integración familiar.

 

Para la Prof. Daysi Monje, maestra de kinder 4, a pesar de ser las primeras sesiones en las que han participado, ya ven la actividad como gratificante, interactiva y ya es esperada por los niños y niñas. “He visto como las jornadas han contribuido a que los niños mantengan una mejor relación con los adultos, están aprendiendo a ser más independientes, a seguir y cumplir reglas, las cuales ya estoy aplicando en mis clases”.

De esta forma, la variedad de juegos y la combinación entre juguetes y actividad física, están ofreciendo a los infantes un abanico de oportunidades y vivencias que apoyan la estimulación de habilidades en ellos, aspectos que en su casa y muchas veces en la escuela no encuentran, por lo que la Lúdica es un elemento que complementa su desarrollo integral.

Para la señora Mirna Zelada, madre de un niño de 5 años y voluntaria del programa de Ludoteca NAVES Móvil, es una oportunidad el poder establecer una mejor relación con su hijo, ya que desde que participa como voluntaria se ha dado cuenta de la importancia de dedicarle tiempo a jugar con sus hijos, y conocer los beneficios que esto trae en el aprendizaje y comportamiento de los mismos.

Veo una mejor convivencia entre los niños y niñas, ya que trabajan en equipo y no pelean por los juguetes, se nota que cumplen las reglas, y a nosotras nos está brindando un gran aprendizaje sobre cómo comunicarnos mejor nuestros hijos y las demás personas”, opina Mirna. Y es que el voluntariado con la Ludoteca le ha servido para entender a su hijo, y apoyarse mutuamente para superar las dificultades emocionales por las que están pasando a nivel familiar.

El beneficio al final es para toda la comunidad, pues en este esfuerzo se involucran maestros, padres y alumnos de forma integral, con el objetivo que el juego sea el medio para lograr una convivencia pacífica y la prevención de riesgos sociales a los que puedan estar expuestos.