Ampliando nuestro trabajo en Soyapango

Estándar

Con el objetivo de seguir apoyando a la niñez, nuestro proyecto de Ludotecas NAVES Móviles ha ampliado la cobertura de atención al Complejo Educativo Orlando de Sola, el cual atiende a 1,854 alumnos que viven en zonas de alto riesgo de Soyapango y Ciudad Delgado.

Para este trabajo, contamos siempre con el apoyo de FUSALMO, organización Salesiana que nos brinda un espacio que cumple con los requisitos necesarios para realizar esta labor. En esta primera etapa se está atendiendo a 80 niños y niñas entre los 3 y 6 años, quienes a través del juego se están fortaleciendo en valores, convivencia pacífica y uso positivo de su tiempo libre, lo cual sin duda a estas edades es una siembra que permitirá en el futuro tener mejores hombres y mujeres.

Un componente destacado del proyecto es el involucramiento de 30 madres y padres de familia, quienes participan como voluntarios en el desarrollo de las actividades. A ellos se les capacita en liderazgo, atención de grupos y en el desarrollo de los juegos, dinámicas y enseñanzas que a través del juego se promueven, logrando de esta forma integración familiar.

 

Para la Prof. Daysi Monje, maestra de kinder 4, a pesar de ser las primeras sesiones en las que han participado, ya ven la actividad como gratificante, interactiva y ya es esperada por los niños y niñas. “He visto como las jornadas han contribuido a que los niños mantengan una mejor relación con los adultos, están aprendiendo a ser más independientes, a seguir y cumplir reglas, las cuales ya estoy aplicando en mis clases”.

De esta forma, la variedad de juegos y la combinación entre juguetes y actividad física, están ofreciendo a los infantes un abanico de oportunidades y vivencias que apoyan la estimulación de habilidades en ellos, aspectos que en su casa y muchas veces en la escuela no encuentran, por lo que la Lúdica es un elemento que complementa su desarrollo integral.

Para la señora Mirna Zelada, madre de un niño de 5 años y voluntaria del programa de Ludoteca NAVES Móvil, es una oportunidad el poder establecer una mejor relación con su hijo, ya que desde que participa como voluntaria se ha dado cuenta de la importancia de dedicarle tiempo a jugar con sus hijos, y conocer los beneficios que esto trae en el aprendizaje y comportamiento de los mismos.

Veo una mejor convivencia entre los niños y niñas, ya que trabajan en equipo y no pelean por los juguetes, se nota que cumplen las reglas, y a nosotras nos está brindando un gran aprendizaje sobre cómo comunicarnos mejor nuestros hijos y las demás personas”, opina Mirna. Y es que el voluntariado con la Ludoteca le ha servido para entender a su hijo, y apoyarse mutuamente para superar las dificultades emocionales por las que están pasando a nivel familiar.

El beneficio al final es para toda la comunidad, pues en este esfuerzo se involucran maestros, padres y alumnos de forma integral, con el objetivo que el juego sea el medio para lograr una convivencia pacífica y la prevención de riesgos sociales a los que puedan estar expuestos.

Anuncios

Terapia lúdica clave para el desarrollo de los niños con capacidades especiales

Estándar

Son seis niños y niñas los que están jugando muy concentrados en el área que ocupa la Ludoteca NAVES Hospitalaria Gloria de Kriete de la Fundación La Niñez Primero (FUNIPRI), en las instalaciones de la Fundación Teletón Pro Rehabilitación (FUNTER) en Merliot. Los niños que reciben terapia de juego por parte de ludotecarias y voluntarias lo hacen mientras esperan su turno para consulta o exámenes como parte de su tratamiento.

Uno de los niños beneficiados es Gerson. Él tiene nueve años de edad y vive con una discapacidad visual desde que nació. Esto no impide que el infante se divierta y él mismo explique cuál es su juego preferido: “el de pescar, da vueltas y atrapo los peces, todos los atrapo”, dice el niño con toda seguridad.

Según la psicóloga Sara Villafranco, Coordinadora de esta Ludoteca, la elección del juego o terapia que se brindará está vinculada a las características propias de cada niño. “Si es un niño con falta de visión se le da juegos de sensaciones, texturas y auditivos. Pero también rompecabezas porque ellos lo resuelven con su propia estrategia”.

Y es que las ludotecarias y voluntarias/os realizan una descripción detallada del juego de forma que el niño sea capaz de resolverlo. Con la terapia lúdica los niños y niñas trabajan su motricidad fina, usan sus manos con mayor firmeza y aprenden a controlar sus movimientos. Asimismo, los infantes ganan confianza y aumentan su autoestima porque se dan cuenta que son capaces de mucho más de lo que imaginaban.

Unos minutos más tarde un par de niños entran a consulta pero llegan otros a la sala de espera. Se trata de Kevin y Jairo, hermanos de 15 y nueve años respectivamente que padecen parálisis cerebral. Su madre los integra rápidamente a la sala y los deja jugando con las ludotecarias. Kevin juega con Iván, un niño con malformación de miembros inferiores, en un juego de fútbol y Jairo con piezas de rompecabezas junto a una voluntaria.

La madre de los niños, Esmeralda Molina, saca una cámara fotográfica y comienza a tomar fotos a sus hijos: “así veo cómo les enseñan, cómo organizan los juguetes, así yo compro juegos parecidos para que vayan aprendiendo y trabajemos un poco más en la casa”. Ella agradece la atención que le brindan a sus hijos y reconoce cómo les ha ayudado: “los niños usan mejor su mano, su brazo (…) les encanta cómo los tratan y compartir con los demás niños”.

En la Ludoteca NAVES de Funter se propicia un ambiente donde todos son bienvenidos, cada uno recibe una atención personalizada y se les estimula, a partir de la terapia lúdica, a utilizar todas sus capacidades para divertirse y aprender, superar sus propios miedos y darse cuenta que su estado no tiene que implicar limitar su recreación.

“Gooooool”, grita Iván sonriendo. Kevin también sonríe y se nota feliz, a pesar de su parálisis él hace un esfuerzo por mover la pelota con su mano y vivir el partido con toda la intensidad posible. En la sala hay mucha alegría, se oyen frases que dicen: “vamos tú puedes” y se ven rostros de niños y niñas felices, con ganas de divertirse y,  muchas veces sin darse cuenta, aprendiendo habilidades claves para su vida adulta que les permitirá desarrollarse con mayor facilidad.

Sin duda, la terapia de juego que la Fundación La Niñez Primero promueve en FUNTER es un complemento importante en la recuperación de estos infantes.

Fundación La Niñez Primero capacita a su personal

Estándar

La Fundación La Niñez Primero (FUNIPRI) realizó una serie de capacitaciones para ludotecarios, ludotecarias y voluntarias que trabajan en las distintas modalidades de Ludotecas NAVES: municipales, centros judiciales, Hospital Bloom y FUNTER. Las capacitaciones tienen el objetivo de contribuir a la formación personal y profesional de quienes trabajan con FUNIPRI.

Las temáticas que se abordaron en la primera capacitación tienen que ver con el Liderazgo en las personas y cómo adquirir y mejorar las aptitudes y actitudes necesarias para ser un líder dentro del ámbito laboral y familiar. El ingeniero Víctor Manuel Rodríguez, quien impartió este taller, expuso contenidos sobre las características del líder, comunicación en liderazgo, motivación y procesos de mejora continua.

El taller de liderazgo servirá como un insumo para los ludotecarios y voluntarios que tienen que enfrentarse día a día a nuevos retos en las Ludotecas NAVES ya sea para brindar una mejor atención, optimizar procesos de toma de decisiones y alcanzar nuevos objetivos en su trabajo con las terapias lúdicas que se brindan a niños y niñas salvadoreños.

En el segundo taller, impartido por la Licenciada Celina de Molina, se trató la temática de la Autoestima. Esta capacitación incluyó tópicos sobre la percepción de uno mismo, autonomía y autoconcepto. Esta capacitación servirá para mejorar aquellos aspectos personales interiores necesarios para tener una sana autoestima.

La importancia de una autoestima saludable radica en la forma cómo se abordarán los casos, muchas veces difíciles, que se presentan en las Ludotecas NAVES, ya sea por un niño que se encuentra en un estado frágil de salud, una niña que ha sufrido abuso físico o casos de niños que viven en riesgo social por drogas o pandillerismo.

Con cada uno de estos talleres se busca aportar al proceso de aprendizaje de los ludotecarios y voluntarios de FUNIPRI de manera que pueda tener un impacto tanto en su trabajo en la Fundación con los niños y niñas, así como en su vida personal al permitir un crecimiento interior en ellos.

 

 

 

 

Un día lleno de alegría y sonrisas en el Hospital Bloom

Estándar

Tiene cabellos dorados, brillantes y una sonrisa de par en par. Su sombrero también brilla con la luz y su gran corbata es de color plata. Lleva unos enormes anteojos azules. Salta, ríe, canta y baila. Se llama Peluchín y no es un payaso cualquiera, es el payaso que alegrará a los niños y niñas que se encuentran ingresados en el servicio de Ortopedia del Hospital Bloom.

Miembros de la Fundación La Niñez Primero, (FUNIPRI), se disfrazan como payasitos para la celebración de los cumpleaños de los infantes del mes de marzo. Son profesionales que saben cómo incluir recreación y terapia en un show que ha preparado la Ludoteca NAVES Hospitalaria Gloria de Kriete. Esta celebración es parte de la terapia lúdica que se les brinda a los niños y se realiza una vez al mes durante todo el año.

Los niños y niñas están ansiosos, saben que algo sucederá en los próximos minutos. No sólo Peluchín está con ellos, de repente llega Huesitos, un payasito que viene del extranjero. Huesitos habla inglés y un poco de español. Quiere que los niños canten con él y rápidamente les enseña una divertida canción. Para aumentar la emoción, los niños y niñas reciben globos de colores que pronto se transformarán, gracias a las mágicas manos de Peluchín, en espadas, perritos y osos.

Las carcajadas vienen de todos lados. No sólo los pacientitos ríen fuerte sino que también mamás, papás, enfermeras y hasta doctores disfrutan de la diversión que los payasitos y las demás ludotecarias han llevado hasta este servicio. Huesitos lleva una piñata de Winnie Pooh a cada una de las camas para que cada niño y niña tenga la oportunidad de pegarle.

Para Erick Mónico, papá de uno de los niños ingresados, la actividad es “magnífica porque les están dando apoyo a los niños en su rehabilitación. Es bueno para ellos alegrarles el momento”. Su hijo, Jefferson, tiene una fractura de miembro inferior pero eso no ha evitado que ría feliz a cada movimiento de Huesitos y Peluchín. La mamá de Rigoberto, quien también tiene fractura de miembro inferior, opina que “(la actividad) está excelente porque ellos (los niños) a veces se sienten como tristes y esto les viene a alegrar, a motivar para que se distraigan”.

Después de degustar un delicioso pastel y horchata tanto niños como adultos se sienten felices y relajados. Olvidan por un rato el estrés de estar en el hospital mientras se recuperan de su estado. Huesitos y Peluchín se despiden de los niños. Ellos tienen otra misión especial para la tarde de ese viernes y es llevar esa misma alegría a los pacientes de Oncología y Cirugía Plástica.

La jornada ha sido un éxito completo. El objetivo de celebrar junto a los niños y adultos (padres de familia, enfermeras y médicos) y llevarles entusiasmo y alegría rindió frutos ya que ellos pudieron descargar su energía y compartir un momento especial. El show de los payasitos, los cantos y bailes dibujaron una sonrisa cuyo efecto se espera que persista durante el tratamiento y sirva a su vez para la recuperación favorable de estos niños y niñas.

Necesitamos voluntarios

Estándar

Seguimos en la búsqueda de jóvenes voluntarios para dar apoyo en la Ludoteca Hospitalaria Gloria de Kriete del Hospital Nacional Benjamín Bloom. Si quieres colaborar puedes pedir mayor información al teléfono 2531-0607 y así ser parte de esta gran obra que busca beneficiar a cientos de niños salvadoreños ingresados en este centro asistencial.